Un enorme parásito sale del interior de una mantis religiosa al meterla en agua

Posted on

No así otras mariquitas y mantis religiosas que usualmente no son exitosas.

Estos parásitos filiformes eligen los cuerpos (y mentes) de especies tales como grillos, escarabajos, cucarachas, mantis religiosas, y crustáceos para su nuevo hogar. Al controlar al caracol, el parásito busca introducirse en el cuerpo de un ave a como de lugar. Con medio cuerpo afuera, el parásito se sacude constantemente para llamar la atención de las aves, que ahora querrán atraparlo. Sin más, échale un vistazo a estos videos de un parásito saliendo de una mantis religiosa. Una vez el ave se come a la mantis, el parásito tiene un nuevo hogar: claro, la propia ave. Realmente fascinante, fascinante y escalofriante, ¿no? Un tipo decidió matar una mantis religiosa con insecticida y filmar la acción – ya sabemos que la gente filma cualquier estupidez. Fue inevitable recordar la escena de Hombres de Negro donde la cucaracha gigante sale del cuerpo de Edgar, el controlador de plagas. Se cuela en cuerpo de sus víctimas, generalmente mantis, grillos, crustáceos o escarabajos y va creciendo obteniendo los nutrientes de sus cuerpos. Es entonces cuando el gusano sale de su interior y se marcha a poblar el mundo de más ejemplares de su escalofriante especie.

Mi hermano cambió los nombres en su cuenta de Netflix. “El que paga la cuenta”, “Parásito 1”, “Parásito 2”

  • Natural Enemies Handbook, University of California Pub. 3386, 154 pp (1998)
  • Natural Enemies of Vegetable Insect Pests, Cornell Extension Pub.. 48 pp. (1993)

Aunque viven en el agua, sus huevos eclosionan en el interior de insectos y crustáceos, como cangrejos ermitaños, mantis religiosas, escarabajos y grillos.

Las mantis son insectos, como las mariposas, los saltamontes, los mosquitos o las abejas. Aunque las mantis pertenecen a un orden propio de insectos (Mantodea), guardan cierta relación con los insectos palo (fásmidos) y con las cucarachas, porque están lejanamente emparentados con ellos. Según el tipo de desarrollo, las mantis son exopterigotas, como los grillos, las chinches, las tijeretas o las termitas. Existen más de 2.000 especies de mantis. El mayor número de especies de mantis se encuentra en Asia. Como especie de mantis pequeña, en España, tenemos Geomantis larvoides con sus 25 mm de longitud. Mientras que la mantis religiosa europea o insecto de Santa Teresa mide hasta 6 cm de longitud. Algunas especies de mantis, sobre todo las que se encuentran en los trópicos, puede ser de colores rosados. La mantis es el único insecto que puede girar su cabeza y mirar sobre su espalda.

Un enorme parásito sale del interior de una mantis religiosa al meterla en agua

  • Tienen una presencia amenazante.
  • Se mueven a gran velocidad.
  • Tienen habilidades para la ocultación.
  • Poseen una resistencia y una tenacidad envidiables.

La longevidad de una mantis religiosa europea es de alrededor de un año.

El abdomen de la mantis es alargado y cubierto por unas alas cuando son adultos. Cada mantis tiene en sus patas delanteras una seria de espinas para sujetar bien a sus presas. La mantis tiene dos grandes ojos compuestos y 3 simples al medio. El nombre de mantis religiosa le viene dado a este insecto por su costumbre de permanecer quieta con las patas delanteras plegadas como si estuviera rezando. Pero en realidad, la mantis religiosa está esperando su comida. Las mantis religiosas (y otras especies de mántidos) son animales diurnos (son activos por el día) y unos grandes cazadores de insectos. Cuando se siente amenazada, la mantis abre las alas y extienda sus patas delanteras para parecer más grande y así ahuyentar al enemigo. Una vez sujetada bien su presa, la mantis empieza a comerla por la cabeza para impedir que escape. La mantis tiene una gran voracidad y devora cualquier insecto u otro invertebrado que tenga en sus proximidades.

Gusano parásito sale de una mantis religiosa

La dieta de la mantis está compuesta de insectos.

En la naturaleza, caza moscas, mariposas, grillos, polillas, escarabajos, chicharritas, arañas, orugas, saltamontes, pulgones y otras mantis más pequeñas. Las mantis jóvenes comen moscas del vinagre, pulgones y pequeños saltamontes. Las especies de mantis de gran tamaño como la mantis religiosa gigante también cazan pájaros, lagartos y ratones. Como artrópodos que son, las mantis religiosas deben pasar por sucesivas mudas antes de alcanzar el estado de adulto (hasta 12). Muchas especies de mantis son canibales. Las mantis jóvenes no alcanzan el estado de adulto hasta bien entrado el verano. Las mantis viven en las zonas tropicales, subtropicales y en los países de clima templado como Europa del sur. Los campesinos que practican la agricultura ecológica compran ootecas (huevos) de mantis con el fin de mantener a raya a los animales perjudiciales. El gusano adulto sale del artrópodo parasitado y se reproduce en el agua.

Gusano monstruoso sale de una mantis zombi

La mayoría de las especies nematomorpha  que parasitan mantis pertenecen al genero Dodes Chor (Gordius) que son las larvas parasitarias (Clase Gordioidea).

En el interior de la mantis los gusanos aumentan en tamaño con un aproximado de 100 micras hasta varios centímetros. Inoue en 1962 fue uno de los que investigo acerca de la forma de infección de la Mantis Decenal, encontrando que las larvas acuáticas de Diptera (Culex, Chironomus) y Sus huevos se revientan en el interior de insectos y crustáceos, como cangrejos ermitaños, mantis religiosas, escarabajos y grillos. A pesar de que su lugar de residencia es el agua, ponen sus huevos en el interior de crustáceos o insectos, como escarabajos, grillos, mantis o cangrejos. Otras son unas auténticas maestras del disfraz, llegando incluso a adoptar la forma de hoja seca, como las especies africanas del género (denominadas comúnmente mantis fantasma) o flor, como . Pero la palma se la lleva la mantis orquídea ( ), una especie del sudeste asiático que se confunde perfectamente con una orquídea. Las mantis no tienen ningún tipo de en las que almacenar veneno, ni ninguna estructura corporal, como dientes, aguijones o espinas con las que poder inyectarlo. Así no es difícil encontrar imágenes de extraterrestres mantoideos que vienen a reforzar el mito de que las mantis son dañinas para los seres humanos, nada más lejos de realidad. *Hay que sostiene que los dictiópteros son un superorden que incluye a blatarios (cucarachas), mantodeos (mantis) e isópteros (termitas) como órdenes.

Gusano Parásito en Mantis Religiosa